.

El significado del Manifiesto Ágil

Todas los sistemas de trabajo y procesos Agiles se basa en los cuatro valores del Manifiesto Ágil, sobre los que añaden unos ejercicios específicos para ponerlos en práctica. 

Manifiesto Ágil

Individuos e interacciones

“Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas”

Las organizaciones están compuestas en esencia por individuos, y para su óptimo funcionamiento dichas organizaciones necesitan que los individuos que las integran se comuniquen de manera eficiente y eficaz. Para facilitar dicha comunicación, los sistemas de trabajo Agiles establecen ciclos frecuentes de inspección-y-adaptación, y confían en una comunicación cara a cara.

Aumentar la frecuencia de las comunicaciones, o la comunicación cara a cara, no son suficiente para eliminar los problemas de comunicación. Habitualmente, se requiere de comportamientos clave para que los ciclos de inspección y adaptación funcionen. Algunos ejemplos son:

  • respeto por el valor de cada persona
  • veracidad en cada comunicación
  • transparencia de todos los datos, acciones y decisiones
  • confianza en que cada persona respaldará al equipo
  • compromiso con el equipo y los objetivos del equipo

Software que funciona

“Software funcionando sobre documentación extensiva”

Soy de los que piensan y apoyan la idea de que la filosofía Ágil tiene aplicación más allá del ámbito del software. Cuando leo este principio, siempre lo hago sustituyendo “software” por “producto o servicio”.

Un “producto o servicio” que funciona es una de las grandes diferencias que aporta el desarrollo Ágil. Todas los sistemas Ágiles se basan en la entrega al cliente de partes pequeñas de “producto o servicio” que funciona, a intervalos fijos. Se conoce como entrega “incremental”.

Para lograrlo, es fundamental que el equipo de trabajo establezca una definición común de lo que entienden por “que funciona”, lo que se conoce en scrum como “definición de completo” o Definition of Done (DoD) en inglés.

Colaboración del cliente

“Colaboración con el cliente sobre negociación contractual”

La tasa de éxito de los proyectos de software ha aumentado en los últimos años como resultado de las entregas frecuentes, que permite a los clientes proporcionar comentarios sobre el software que funciona parcialmente y que se entrega a intervalos regulares.

El propósito de un proyecto no es entregar un producto o servicio, sino resolver un problema o necesidad, y por ello es tan fundamental la participación del cliente. Los autores del Manifiesto Ágil sabían de qué estaban hablando cuando enfatizaron que conseguir la implicación del cliente en el proceso de desarrollo de “producto o servicio” es esencial para el éxito del proyecto.

Todas los sistemas de trabajo Ágiles fomentan este valor ya que incluyen un representante del cliente que trabaja mano a mano con el equipo de desarrollo. Por ejemplo, en scrum es el Propietario o Dueño del Producto quien representa al cliente. El Propietario del Producto es el responsable de actualizar la lista de requisitos (Backlog de Producto en scrum), cada cierto tiempo a medida que el equipo de desarrollo libera el software que funciona, teniendo en cuenta la realidad actual y los comentarios reales de los clientes y partes interesadas.

Además, como ya sabemos la Agilidad implica la entrega del producto o servicio (software) de manera iterativa e incremental tras cada iteración (se conocen como sprints en scrum). Antes de comenzar con la siguiente iteración es fundamental contar con la colaboración del cliente para que nos oriente a través de su feedback.

En el siguiente diagrama puedes apreciar como se trabaja con un ciclo de desarrollo Ágil: (iterativo + incremental) > Feedback

Gestión Ágil

Respuesta ante el cambio

“Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan”

La “Ley de Humphrey” dice que los clientes nunca saben lo que desean hasta que ven el software funcionando. Si los clientes no ven el software que funciona hasta el fin de un proyecto, es demasiado tarde para incorporar sus comentarios. Las metodologías ágiles buscan los comentarios (feedback) del cliente en el proyecto para poder incorporar la nueva información a medida que se desarrolla el producto.

Todas los sistemas de trabajo Ágiles tienen procesos integrados para cambiar sus planes a intervalos regulares en función de los comentarios del cliente o su representante. Sus planes están diseñados para entregar siempre primero el mayor valor comercial. Dado que el 80 por ciento del valor representa el 20 por ciento de las características, los proyectos ágiles bien realizados tienden a finalizar temprano, mientras que la mayoría de los proyectos tradicionales finalizan tarde. Como resultado, los clientes están más satisfechos y los desarrolladores de software disfrutan más de su trabajo. Los sistemas Ágiles están basadas en la premisa de que para tener éxito, se debe planificar para cambiar; por eso han establecido procesos, como revisiones y retrospectivas, diseñados específicamente para comprobar y variar las prioridades con regularidad en función de los comentarios del cliente y el valor comercial.

Los cuatro valores del Manifiesto Ágil se sustentan en 12 principios, que puedes encontrar aquí.

Saludos, y hasta la próxima.

JLVG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AUTOR:  Juan Luis Vila Grau

PRINCE2® practitioner, Scrum Master (PSMI), EXIN Agile Scrum Foundation, AgilePM® Foundation, Management_of_Risk (M_o_R®) Foundation. and an enthusiastic of Agile management. Especialistas en técnicas participativas para la gestión de proyectos, y en el Enfoque del Marco Lógico (EML). Faclilitador certificado en el método LEGO® Serious Play®

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, considera que acepta su uso. Más información aquí.  CERRAR