.

La mejor herramienta para ser Agiles

Últimamente me preguntan mucho acerca de la mejor herramienta para implementar la Agilidad. Tanto que en ocasiones yo mismo me sorprendo pensando en la importancia de seleccionar una buena herramienta… Es entonces cuando necesito para y decirme a mí mismo: “Un momento, ¿qué dice le Manifiesto Ágil al respecto? A caso no habla de personas e interacciones sobre procesos y herramientas”.

mejor herramienta

De la misma manera que muchos piensan que la Agilidad es un estado, un punto concreto en el camino que se puede alcanzar. Tal vez a muchos han olvidado la importancia del Manifiesto Ágil, o quizás nunca la aprendieron.

Al respecto, la Agilidad es un viaje y no un destino. Es un proceso de transformación y cambio continuo que nunca acaba. Conocer una metodología e implementarla puede ayudar, pero no es definitivo. Igual ocurre con cualquier herramienta; puede ayudar, pero no es el factor determinante.

La Agilidad NO es cuestión de la herramienta…

Empieza por el trabajo,  NO por la herramienta

Al plantear un proceso de transformación Ágil, muchas personas quieren empezar por la herramienta o los proceso, y luego ajustar el trabajo a dicha herramienta o procesos. ¡ERROR! Es cómo empezar la casa por tejado.

Empieza centrándote en el trabajo, tan solo con el trabajo. Si por ejemplo tu entorno de trabajo es un pequeño equipo multifuncional, que trabaja sobre una solución nueva sin grandes dependencias con otros equipos o soluciones, ¿Qué necesidad tienes de una herramienta? Probablemente no necesitarás ninguna. O mejor dicho, necesitarás pots-its, rotuladores y algunas pizarras.

Se trata de comenzar con lo mínimo necesario, y posiblemente tendrás suficiente con los post-its, los rotuladores y las pizarras. Sé lo que estas pensando: “Bueno, eso podría funcionar bien por un tiempo, pero una vez que el sistema acumula complejidad, y  se agregan por ejemplo otros equipos, o aparecen personas responsables de la gestión del portfolio o las finanzas, ¿qué hacemos?” Bien, llegado ese punto seguramente necesitarás una herramienta.

Las herramientas pueden contribuir a malos hábitos

Las herramientas pueden ser muy útiles en algunos contextos, pero también pueden contribuir a los malos hábitos. Por ejemplo, puede darse el caso de que una herramienta sustituya a las conversaciones y a comunicación cara a cara. Entonces actuarán más como un refrigerador de información, que como radiadores de información. Las pizarras y los post-it son simples, baratos, rápidos y fáciles de usar, y propician las interacciones humanas.

Ocurre lo mismo con los datos y las métricas. Estos puedes ser muy útiles, aunque para ello  pero deberían permanecer dentro del equipo. Es decir, deberían usarse para la introspección y la experimentación, no para alimentar informes interminables. Y en ningún caso deberían utilizarse para alimentar los comportamientos tradicionales de gestión de comando y control de muchas organizaciones. ¿Dónde está Agilidad en ese caso?

MicroManagement

Las herramientas pueden desplazar la forma de trabajar del equipo

Los equipos Ágiles deberían encontrar primer una forma de hacer el trabajo que tenga sentido para ellos, sin herramientas. Luego, si hay algún problema, podrían pensar en buscar alguna herramienta que les ayude a solucionarlos.

Pero es habitual comenzar al revés: comenzar con las herramientas y luego buscar formas de trabajar que se ajusten a las herramientas. ¿Cuál es el beneficio de trabajar con herramientas? … Deberían utilizarse para automatizar procesos aburridos o llenar vacíos, no para dictar flujos de trabajo y tipos de historias. Hacerlo del revés sería cómo poner el carro delante de los bueyes (o del caballo) caballo.

Consejo: comienza con un equipo pequeño, herramientas mínimas (es decir, notas post-it) y el conjunto mínimo de procesos necesarios para realizar el trabajo. Luego explora cómo completarlo, o qué más podría ser necesario.

Mi conclusión

Las herramientas no son malas, tampoco los procesos. Al respecto la Agilidad simplemente establece que se supediten a las verdaderas prioridades: las personas y sus interacciones. La mejor manera de empezar a trabajar desde una perspectiva Ágil es reunir a un equipo multidisciplinar en una habitación, con una pizarra, muchas post-it y rotuladores, decirles qué queremos y dejarlos trabajar en paz.   Cada paso que nos alejemos de este modelo de trabajo tan básico, es en mi opinión un en la dirección contraria.

Post relacionados

Kanban y scrum: cómo mejorar la velocidad del sprint ¿Quién dice que se tenga que elegir entre Kanban y scrum? Te propongo tres soluciones para mejorar la velocidad del sprint combinando Kanban y scrum. ...
Cómo ser el Scrum Master que tu equipo necesita ¿Te has preguntado si como Scrum Master estas haciendo todo lo que puedes por tu equipo? Si no lo has hecho, te invito a que lo hagas y te ofrezco alg...
¿Cómo debe ser el Dueño del Producto? El Dueño del Producto es uno de los tres roles que forman parte del Equipo Scrum. Su principal responsabilidad es maximizar el valor del producto y el...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AUTOR:  Juan Luis Vila Grau

SAFe® 4 Certified Agilist, PRINCE2® Practitioner, Scrum Product Owner (PSPO I), Scrum Master (PSMI), EXIN Agile Scrum Foundation, AgilePM® Foundation, Management_of_Risk (M_o_R®) Foundation. and an enthusiastic of Agile management. Especialistas en técnicas participativas para la gestión de proyectos, y en el Enfoque del Marco Lógico (EML). Faclilitador certificado en el método LEGO® Serious Play®

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, considera que acepta su uso. Más información aquí.  CERRAR