.

Los retos de la empresa ágil. ¿Cómo adaptarse al cambio en 8 pasos?

Para “ganar en un mundo complejo”, cualquier organización debe ser ágil, no solo a nivel táctico y operativo, sino también a nivel estratégico e institucional. 

Pero, ¿Qué significa ser una organización Ágil? ¿Qué las caracteriza y a qué retos se enfrentan? Y lo más importante, ¿cómo iniciar el camino a la Agilidad?

En este post planteo una serie de sencillas preguntas y respuestas, que nos ayudaran entender mejor el concepto de las organizaciones Ágiles, y sus implicaciones.

¿Qué es una organización Ágil?

No hay ninguna duda de que la Agilidad ha trascendido en el ámbito del desarrollo de software, y que como filosofía y enfoque de trabajo goza en la actualidad de una amplia aplicación, y aún una mejor aceptación. 

Seamos claros, la mayoría de profesionales y empresas quieren hoy ser Ágiles, aunque en muchos casos no está claro que significa. 

Desde un punto de vista conceptual, una organización ágil es aquella capaza de responder rápidamente a los cambios en el mercado o el entorno. 

Pero con ello no basta; una organización Ágil es, además, aquella que se centra en las necesidades de sus clientes, y que trabaja desde la Agilidad (valores y principios del Manifiesto Ágil), y siguiendo un enfoque de trabajo iterativo e incremental. 

Si las ideas del Manifiesto Ágil resultan complicadas, pues están especialmente enfocadas al ámbito del software, también podemos recurrir a la idea del Modern Agile o Agilidad Moderna, propuesta por Joshua Kerievsky.

¿Qué caracteriza una organización Ágil?

Una organización Ágil sería aquella capaz de crear un entorno de trabajo Ágil, y trabajar en base a un enfoque de gestión Ágil. Para ello, es necesario, entre otras:

  • Fundamentar la actividad en procesos iterativos e incrementales
  • Prestar la debía atención al factor humano
  • Establecer metas inspiradoras y significativas
  • Proporcionar los entornos necesarios para desarrollar equipos auto-gestionados
  • Favorecer el aprendizaje y desarrollo de los miembros de los equipos
  • Motivar a través del trabajo por resultados y la autonomía
  • Eliminar las tradicionales métricas basadas en el rendimiento.

Por otro lado, una organización Ágil será aquella capaz de entregar más valor, y más rápidamente a sus clientes.

 

¿Cómo transformar una organización en una organización Ágil?

Consideraciones iniciales

Antes de hablar sobre el cómo, considero necesario establecer algunas consideraciones

 

Primero- La Agilidad a nivel organizativo no es una moda, ni mucho menos una opción, al menos no debería ser considerada como tal. En el contexto actual, caracterizado por la volatilidad y la complejidad (entornos VUCA), es una necesidad.

 

Segundo – No podemos hablar de la Agilidad como un estado o situación que se puede llegar a alcanzar. 

La Agilidad es un estado ideal, que nunca se alcance porque siempre hay ámbito de mejora. 

Así qué al hablar de la Agilidad de las organizaciones, deberíamos referirnos al grado de Agilidad.

 

Tercero – Las organizaciones pueden iniciar, o continuar, la transformación Ágil a través de múltiples factores; no hay un único camino. 

De hecho, el enfoque hacia la Agilidad variará en función del tamaño, la edad de una organización o el ámbito de negocio. 

Por ejemplo, las organizaciones financieras son, por lo general, más adversas al riesgo y están más condicionadas a cumplir con mayores requisitos legales.

 

 8 pasos para abordar la transformación Ágil desde la propia Agilidad

Poner en marcha un cambio de esta envergadura requiere de conocimientos y habilidades en el ámbito de la gestión del cambio. Un estupendo enfoque de llevarlo a cabo, es través de la gestión de proyectos, en muchos casos combinando un enfoque Ágil con otro más tradicional.

 

¿Quieres descubrir cómo abordar una iniciativa de transformación Ágil desde la propia Agilidad? 

Apúntate el próximo webinario dónde compartiremos contenido exclusivo sobre “los 8 pasos para abordar la transformación Ágil de cualquier organización”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AUTOR:  Juan Luis Vila Grau

SAFe® 4 Certified Agilist, PRINCE2® Practitioner, Scrum Product Owner (PSPO I), Scrum Master (PSMI), EXIN Agile Scrum Foundation, AgilePM® Foundation, Management_of_Risk (M_o_R®) Foundation. and an enthusiastic of Agile management. Especialistas en técnicas participativas para la gestión de proyectos, y en el Enfoque del Marco Lógico (EML). Faclilitador certificado en el método LEGO® Serious Play®

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, considera que acepta su uso. Más información aquí.  CERRAR